Gracias a Dios que las monjas no saben de Derecho Marítimo

Como siempre, aquí vengo a aguarles la fiesta para que caigan en cuenta de que nos engañaron toda la vida. Cuando estábamos en el colegio, nos tuvimos que aprender «los límites de Venezuela» y que «Venezuela limita al norte con el Mar Caribe». De una vez quiero que sepan que esto es FALSO y de eso les voy a contar en esta entrada.

Viendo la situación desde el lado positivo, en nuestra etapa escolar, no nos tuvimos que memorizar todos los países con los que limitan las aguas venezolanas en el Mar Caribe. Les adelanto que incluyen unas islas conocidas como «Antillas Menores», cuya existencia muchos venezolanos desconocen. Gracias a Dios que las monjas y maestras del Mater Salvatoris de Caracas no sabían de Derecho Marítimo. Je, je, je. De la que me libré. 

El punto más septentrional de Venezuela NO es el Cabo San Román, en todo caso, ese sería el punto más septentrional de la Tierra Firme. La respuesta correcta es Isla de Aves, una pequeña isla del Caribe que no tiene una población permanente salvo las pocas personas que habitan en la base científica militar «Simón Bolívar». 

No confundamos a la Isla de Aves con el Archipiélago de las Aves, ubicado al oeste del Archipiélago de Los Roques. A fin de mostrar la ubicación de ambos, me tomé la libertad de editar la siguiente imagen para señalar las Islas las Aves en naranja y la Isla de Aves en fucsia.

fachada de venezuela en el caribe
Imagen original de Francisco Nieves-Croes (1953 – 2016).

Los primeros en asentarse en Isla de Aves fueron dos grupos empresariales de Boston, que fueron el de Shelton, y el de Lang & Delano en la década de 1850. Desembarcaron en esta pequeña isla caribeña con la intención de explotar el guano, un material muy útil como fertilizante, que se produce por la acumulación de excrementos de aves y especies marinas en ambientes secos. 

Esta actividad comercial despertó las apetencias de un grupo rival originario de Filadelfia, el de Wallace, quien logró que el presidente José Gregorio Monagas le otorgara un contrato para explotar el guano de Isla de Aves. Según la tesis de William Lane Harris, Estados Unidos no logró la soberanía de la isla por la falta de patriotismo de Wallace, quien movilizó al gobierno venezolano para que reclamara la posesión de la isla y así sacar del juego a la empresa rival.

Por si no fuera suficiente, los holandeses también aspiraban a explotar y comercializar el guano. Holanda interpuso un reclamo por la posesión de la Isla de Aves, ubicada a 500 km de Margarita, por una supuesta conexión física que la unía a la Isla de Saba. En marzo de 1856, tres buques holandeses bloquearon el puerto de La Guaira con la intención de presionar a Venezuela y al año siguiente, ambas naciones pactaron someter la cuestión al arbitraje de una nación amiga. 

Aquí me permito una digresión para contarles un «chisme familiar». Hace poco estuve investigando mi árbol genealógico, y aparentemente desciendo del gobernador de Curazao que le reclamó a Venezuela la ocupación de la Isla de Aves, que fue el mismo gobernador que mandó un barco para buscar a los judíos expulsados de Coro. No culpo a mi antepasado, porque hizo lo correcto siendo un patriota holandés. El plot twist es que su tatara-, tataranieta, o como sea, escribió este artículo en defensa de los derechos venezolanos sobre Isla de Aves.

La situación no podía ser peor para Venezuela en 1859. Apenas empezaba la Guerra Federal y España no tardaría en exigir el pago de indemnizaciones por los daños sufridos por sus súbditos en las guerras civiles de Venezuela. 

En medio de la disputa, Holanda propuso como árbitro justamente a la reina Isabel II de España. En 1865, el Ministro Plenipotenciario de Venezuela en España se comprometió a indemnizar a España por una cantidad de dinero y la Reina dictó sentencia a favor de Venezuela ese mismo año. Este fue, quizás, el único triunfo diplomático que tuvo Venezuela en el área limítrofe durante el siglo XIX. Contra todo pronóstico, la reina falló a favor de la débil república en detrimento de una potencia europea como lo era Holanda. 

Más de un siglo después, en 1978, comenzaron las negociaciones para delimitar las aguas venezolanas. Venezuela logró delimitar el 70% de sus áreas marinas con Estados Unidos (1978), el Reino de los Países Bajos (1978), República Dominicana (1979), Francia (1980), y Trinidad y Tobago (1990), gracias a la labor de dos diplomáticos venezolanos hábiles y sobre todo patriotas, el Dr Isidro Morales Paúl y el Dr Andrés Aguilar Mawdsley. Así Estados Unidos, Francia y los Países Bajos le reconocieron a Isla de Aves su capacidad para generar zona económica exclusiva.

Isla de Aves es vital para la soberanía de Venezuela sobre los recursos del Mar Caribe, en cuanto que le genera a esta unos 135.000 km2 de zona económica exclusiva (ZEE), que se le añaden a la ZEE que genera la Tierra Firme, dando como resultado que Venezuela controle un quinto de la superficie del Mar Caribe.

Si nos vamos a la Fachada Marítima en el Caribe, que puede verse en la ilustración anterior, original del Profesor Nieves-Croes, vemos que Venezuela controla la parte del Mar Caribe que está dentro de la línea amarilla.

Espérate, ¿cómo así?

El «espacio marítimo» de Venezuela es todo ese espacio que pudimos ver en la imagen dentro de la línea amarilla. No se llama «Mar de Venezuela», como decía un mapa que mostraba un profesor en el colegio. Tampoco se le puede llamar «mar territorial de Venezuela», porque ese sería solo una franja del espacio marítimo en cuestión.

El Derecho Internacional reconoce seis espacios marítimos que tienen diferentes derechos para el Estado ribereño y para terceros Estados. Veamos:

Aguas interiores

Son las aguas marítimas situadas dentro de la línea de base del mar territorial sobre las cuales el Estado ribereño ejerce soberanía plena.

En términos cristianos, el Estado venezolano tiene soberanía plena sobre Playa el Agua.

Mar territorial

Es la franja de mar adyacente al territorio de un Estado hasta un límite de 12 millas a partir de la línea de bajamar o línea de base en caso de que la costa tenga muchas aberturas o islas en su proximidad inmediata. En esta franja el Estado ejerce soberanía plena sobre el mar, el lecho, el subsuelo y el espacio aéreo. 

La soberanía plena del Estado ribereño se extiende hasta este límite de 12 millas. 

Zona contigua

Es la franja inmediata al mar territorial, con una extensión de 12 millas a partir del límite del mar territorial. En este espacio, los derechos del Estado ribereño ya están limitados a las medidas fiscales, aduaneras, sanitarias y de inmigración.

Los demás Estados tienen libertad de transporte marítimo, derecho de sobrevuelo y tendido de cables y tuberías submarinas.

Zona Económica Exclusiva (ZEE)

Se extiende hasta 200 millas a partir de la línea de base. El Estado ribereño tiene derecho exclusivo a la explotación de los recursos naturales ubicados en las aguas suprayacentes al lecho y el subsuelo marino, así como el derecho exclusivo a construir islas artificiales.

Hay libertad de navegación y sobrevuelo para terceros Estados.

La gran ZEE de la que goza Venezuela es la que le da los límites con todas esas Antillas del Caribe, ya saben, las que nunca nos molestamos en memorizar.

Plataforma continental

Es el lecho y subsuelo de las aguas submarinas hasta una distancia de 200 millas náuticas cuando el borde exterior del margen continental no se extienda hacia esa distancia.

Cuando el margen se extienda más allá de las 200 millas, la plataforma continental podrá prolongarse hasta un límite máximo de 350 millas o 100 millas contadas desde la isóbata de 2500 m, que es una línea que une las profundidades de 2500 m. 

Aquí el Estado ribereño solo tiene derecho a explotar los recursos vivos y no vivos del lecho y el subsuelo de las aguas submarinas.

Alta mar

Es el espacio marítimo que no le pertenece a nadie y que es común a todos los Estados. 

Zonas marítimas según el Derecho internacional
Imagen original de «historicair» reproducida con licencia de Creative Commons.

En esta última imagen, podemos ver un corte longitudinal de las zonas marítimas. Cada una está representada con una tonalidad diferente de azul. El Estado ribereño solo tiene soberanía plena sobre las aguas interiores y el mar territorial. De ahí en adelante, el Estado puede explotar ciertos recursos, mas no limitar los derechos de terceros Estados de conformidad con el Derecho Marítimo Internacional.

Todo por una isla

Si bien es evidente que toda isla está rodeada de agua, eso no significa que toda roca o atolón rodeado de agua sea considerado una isla según el Derecho Internacional. El texto de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar de 1982, celebrada en Montego Bay (Jamaica), consagra en su régimen de islas que «las rocas no aptas para mantener vida humana o vida económica propia no tendrán zona económica exclusiva ni plataforma continental». 

Como era de esperarse, Venezuela no se adhirió a esta Convención porque, según este régimen, Isla de Aves no sería una isla y con ello perdería un trozo de su ZEE. La Convención de Montego Bay entraría en vigor doce meses después de que se recibiera el sexagésimo instrumento de adhesión, lo cual sucedió el 16 de noviembre de 1994 tras la adhesión de Guyana. Afortunadamente para Venezuela, ya se habían definido los límites en el Mar Caribe con Francia, Estados Unidos y Países Bajos.

A todas estas, ¿con qué países limita Venezuela?

Por el norte, de oeste a este, con República Dominicana, Países Bajos (Aruba, Curazao y Bonaire), Estados Unidos de América (Puerto Rico e Islas Vírgenes), Países Bajos (Saba y San Eustaquio), St. Kitts y Nevis, Reino Unido (Montserrat), Francia (Guadalupe y Martinica), Dominica, Santa Lucía, San Vicente y Granadinas, Granada, y Trinidad y Tobago.

Por el sur, con Colombia y Brasil

Por el este, con Trinidad y Tobago, y Guyana.

Por el oeste, con Colombia.

En el colegio, nos aprendimos los límites territoriales. Con esta entrada, ahora sabemos que también hay límites marítimos. No espero que se los aprendan de memoria, solo que tengan un poco más de conciencia sobre la importancia del mar para un país.

Por último, quiero agradecer a los profesores del seminario de Historia Marítima, dictado en la Universidad Católica Andrés Bello entre octubre 2013 y enero 2014, especialmente al Capitán de Navío (R) Luis Farage y a Gerardo Vivas Pineda, quien también fue el tutor de mi tesis de maestría.

Fuentes

Campos Muelas, Vanessa. «Gestión Marítima de Venezuela», Tesis, Universidad Pontificia Comillas Madrid, junio 2017. https://repositorio.comillas.edu/xmlui/bitstream/handle/11531/19376/TFM000678.pdf?sequence=1&isAllowed=y

Gómez-Robledo V., Alonso. «Apuntes sobre delimitación en derecho internacional del mar». Anuario Mexicano de Derecho Internacional XVI (2016): 255-300, DOI: http://dx.doi.org/10.22201/iij.24487872e.2016.16.527

Hernández Ruz, María Gabriela. «El Derecho del Mar en el Sistema Jurídico Venezolano (Zonas Sometidas a la Jurisdicción Nacional)». Universidad Central de Venezuela. http://saber.ucv.ve/bitstream/123456789/3059/1/T026800006573-0-hernandezmaria_finalpublicacion-000.pdf.

Lazo, Rodrigo. «Historia Cartográfica de Isla de Aves». Tiempo y Espacio, 64 (Julio-Diciembre 2015): 582-601. https://www.academia.edu/23590449/Tiempo_y_Espacio_64_2_versiondefinitiva_15_febrero_2016.

Mirabal Montiel, Yennybel, y Valecillo Jaimes, Norma. «La delimitación de áreas marinas y submarinas entre barbados y Trinidad-Tobago y, entre Guyana y Surinam, sobre los derechos de jurisdicción de Venezuela en el Océano Atlántico». Terra Nueva Etapa XXXI, núm. 49 (Enero-Junio 2015): 13-48. Redalyc, http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=72142328002.

Moros Contreras, Edgar Gerardo. «Isla de Aves». En El ejercicio de la soberanía venezolana en aguas del Mar de las Antillas durante el siglo XIX y principios del siglo XX, 415-446. Universidad de Granada, 2015. https://hera.ugr.es/tesisugr/25636315.pdf

Nieves-Croes, Francisco Javier. «La delimitación marítima en el Mar Caribe y el Océano Atlántico, Desarrollo y perspectivas». Ponencia presentada en el I Encuentro Internacional de Estudios Marítimos, Caracas, 4 de junio 2008. https://www.scribd.com/doc/62977990/La-delimitacion-maritima-en-el-Mar-Caribe

Organización de Naciones Unidas. Manual de Delimitación de Fronteras Marítimas. Nueva York: División de Asuntos Oceánicos y del Derecho del Mar, Oficina de Asuntos Jurídicos, 2001. https://www.un.org/Depts/los/doalos_publications/publicationstexts/Handbook%20on%20the%20delimitation%20of%20maritime%20boundary_Spa.pdf.

Varela Manrique, Luz Coromoto. «Isla de Aves y el Laudo español de 1865. Entre el derecho y la fuerza». Procesos Históricos III, núm. 6 (Julio 2004). Redalyc, http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=20000605.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
en_GBEnglish (UK)
es_VEEspañol de Venezuela en_GBEnglish (UK)